Blog

Los diferentes tipos de hormigón

El hormigón es uno de los materiales de construcción más utilizados. En Proyeser, como expertos en el corte de este material, creemos en la importancia de conocer sus diferentes tipologías para realizar nuestros trabajos de la manera más óptima y utilizar las herramientas adecuadas.

En este post, presentamos los diferentes tipos de hormigón, sus propiedades y diferentes aplicaciones.

¿Qué es el hormigón?

El hormigón es un material de construcción compuesto por cemento, arena, agua y grava. Como adición, puede incluir algún aditivo que optimice sus características.

Se diferencia por su gran consistencia, durabilidad, solidez y bajo coste. Características que lo convierten en el material perfecto para diversos usos en estructuras y cimentaciones.

Variedades de hormigón

Existe una gran variedad de tipos de hormigón, los cuales han sido diseñados para facilitar y garantizar la máxima calidad en obras y construcciones. Cada tipología, además, requiere de un tratamiento específico.

Hormigón ordinario

Utilizado desde la antigua Grecia, el hormigón ordinario o conocido comúnmente como hormigón, se ha convertido en un indispensable para poder llevar a cabo cualquier tipo de obra arquitectónica.

Este tipo de hormigón consiste en una mezcla de agua, cemento, arena o grava y aditivos como fibras o pigmentos. Presenta numerosas características y propiedades entre ellas su capacidad de ser moldeado para crear una gran variedad de formas, resiste a la compresión, posee una gran capacidad de durabilidad y es altamente resistente al moho y a la humedad. Para que estas propiedades sean eficaces, su mezcla debe hacerse con materiales de calidad y profesionalmente.

Como ya hemos comentado anteriormente, son muchos los usos del hormigón ordinario, siendo uno de los principales materiales que se emplean en los campos de construcción, ingeniería y arquitectura. Podemos encontrarlo en tabiques no estructurales, así como cañerías y contrapisos, vigas, placas, columnas, construcción de muros o en trabajos de decoración, para acabados en paredes, construcción de pisos o caminos etc.

Hormigón ordinario

Hormigón autocompactante

El hormigón autocompactante mantiene las mismas propiedades del hormigón convencional, es decir, la resistencia y la durabilidad. Sin embargo, incorpora la capacidad para mantener las condiciones de fluidez y uniformidad en la distribución de este durante todo el proceso de aplicación, sin necesidad de compactarlo con medios mecánicos.

Este tipo de hormigón tiene la capacidad de rellenar cualquier parte del encofrado solamente por la acción de su propio peso, sin la necesidad de compactarlo con medios mecánicos, de forma que no se produce sangrado de la lechada.

Debido a sus propiedades de adaptabilidad, se usa en obras que requieren formas complejas o geométricas. También es recomendable para la fabricación de túneles.

Hormigón ciclópeo

El hormigón ciclópeo, es la mezcla de hormigón tradicional con grava, arena y agua, combinado con piedras del lugar para economizar material. El tamaño de las rocas es de un promedio de 10 cm, deben estar limpias, sin grietas ni fracturas, para evitar fallos estéticos y su forma debe ser redondeada.

El hormigón ciclópeo cuenta con numerosas ventajas. Es muy económico y su mezcla puede transportarse y manejarse con mayor facilidad.

Este tipo de hormigón lo podemos encontrar en muros de contención, presas, pisos rústicos y puertos marítimos. También puede ser empleado para la decoración de las fachadas de las viviendas y edificios residenciales, con rocas de menor tamaño y de distintas formas.

Hormigón armado

El hormigón armado está reforzado interiormente por una armadura de hierro o acero. Por un lado, el hormigón resiste a la compresión, mientras que el acero, resiste tanto la tracción como la compresión, por lo que al combinarlos conseguimos un material muy resistente.

Entre sus propiedades se encuentra su alta durabilidad con el paso del tiempo, alta resistencia a la tracción, bajo coste de sus componentes y, además, permite realizar modificaciones añadiendo aditivos para alterar sus propiedades.

Podemos encontrar hormigón armado en la construcción de estructuras, cimientos, viviendas, presas eléctricas, diques marinos o redes de comunicación vial.

Hormigon armado

Además de estos 4 tipos de hormigón existen otros muchos: excavable, postensado, sin finos, celular… pero de todos ellos os hablaremos en otro post.

Write a comment

Archivo